Publicado: 26 de Enero de 2016

Los lubricantes, garantia del funcionamiento óptimo del motor

El aceite del motor es un elemento esencial del motor, puesto que permite reducir el rozamiento y el desgaste de las piezas en movimiento y contribuye a la buena estanqueidad de los pistones en los cilindros. Otra función del aceite es la refrigeración de la mecánica que, de este modo, puede funcionar a una temperatura óptima. El aceite del motor también drena las impurezas y residuos metálicos provocados por el rozamiento de las piezas en movimiento.

Aunque el aceite pasa por un filtro, su calidad se degrada y conviene cambiarlo cada 15 000 km aproximadamente (según el modelo), o todos los años (con el paso del tiempo y la condensación, el aceite se llena de agua).

CONSEJOS

Compruebe el nivel de aceite a intervalos regulares, aproximadamente cada 1.000 km, y complételo si es necesario. Según las recomendaciones del fabricante, esta comprobación deberá realizarse con el motor frío o caliente. En algunos vehículos, existe un indicador electrónico que permite conocer el nivel de aceite.