Calle Yoyo Santana, 15 38350 Tacoronte - Santa Cruz de Tenerife

Pasar la ITV, trucos, consejos y cita previa

18 de Enero de 2016

Pasar la ITV es fundamental para poder circular con nuestro vehículo, pero a veces los problemas mecánicos se acumulan y cada vez resulta mas caro conseguir la pegatina que nos permite conducir uno o varios años más. Por eso hoy vamos a repasar unos cuantos trucos para pasar la ITV sin problemas, que te ayudarán a mantener tu coche en perfectas condiciones, ahorrar dinero y viajar con total seguridad.


Pasar la ITV, una cuestión de responsabilidad

Pasar la ITV de un coche no solo es una cuestión de mantenimiento, sino una responsabilidad que como conductores debemos cumplir para mantener la seguridad de nuestras carreteras. Cada vez que un coche es capaz de pasar ITV bordeando la legalidad, el vehículo se convierte en un accidente en potencia, por lo que utilizar trucos como cambiar las piezas deterioradas por las de otro coche nuevo antes de pasar la inspección son prácticas que deberían erradicarse.

La situación económica, la falta de medios o la propia picaresca del carácter español provoca que estas irregularidades se cometan con demasiada frecuencia. Y si por suerte no acaban en drama en la carretera, acaban siéndolo para el bolsillo, ya que los costes por desgaste se multiplican exponencialmente, porque los recambios de coche en mal estado pueden afectar a otros en perfectas condiciones. Además, revisar el coche a tiempo en el taller antes de pasar la inspección evitará que rechacen tu vehículo, por lo que evitarás pagar una segunda inspección y nuevos gastos de taller.

Cuándo pasar la ITV y cita previa

Lo primero que debes saber es cuándo pasar la ITV de tu coche. En función de los años y la clase (particular o comercial) deberás pasar ITV cada ciertos años:

  • Al cuarto año después de la primera matriculación (coche nuevo).
  • Cada dos años cuando el vehículo tiene entre 6 y 10 años de antigüedad.
  • Cada año a partir de los 11 años.
  • Los vehículos históricos con más de 25 años están exentos del impuesto de circulación, pero no de la inspección técnica.

Estas son las fechas generales para pasar la ITV de un vehículo. Sin embargo, aquí puedes conocer las fechas específicaspara cada tipo de vehículo.

Para no hacer colas interminables, no olvides tampoco pedir cita previa para pasar la ITV.

¿Cuánto cuesta pasar la ITV?

El precio de pasar la ITV varía bastante en función de la comunidad autónoma en la que se resida, la clase de vehículo, el tipo de combustible que utiliza y los años de antigüedad. 

El precio de la ITV para turismos suele oscilar entre los 45 y 70 euros, en función de las variables que hemos indicado más arriba, por lo que debes consultar los precios en las distintas estaciones de ITV de tu comunidad para encontrar la más barata, o utilizar esta aplicación web para saber el precio que deberás pagar por la ITV.

Por otro lado, recuerda que conducir el coche sin haber pasado la Inspección Técnica de Vehículos puede salirte por un ojo de la cara. Ya no vale con acudir días después de su caducidad, debes pasar la ITV el mismo día que te indicaron en la revisión anterior, o días antes, pero nunca después.

De hecho, tal como indica la DGT, disponen de la tecnología necesaria para “detectar en circulación a los vehículos infractores, sin necesidad de pararlos, y sancionarlos automáticamente con la multa correspondiente, que oscila entre los 200 y los 500 euros“. Así que mucho ojo con despistarse con las fechas para hacer la revisión del coche, ya que incluso pueden tramitar la baja de tu vehículo automáticamente.

Trucos para pasar la ITV

Estos son los aspectos fundamentales que puedes revisar antes de pasar la inspección técnica y asegurar que la superarás sin problemas:

  • Líquidos y fluidos. Tener pérdidas de aceite, líquido de frenos o refrigerante es un suspenso en toda la regla. Revisa todos los depósitos en busca de goteos, o revisa habitualmente el suelo si aparcas siempre en el mismo lugar, te dará pistas de si tu coche pierde fluidos.
  • Gases: los humos también son una buena causa para dar la vuelta al taller. Para evitarlo, cambia el filtro de aire del motor. De esta manera, el aire de la combustión entrará más limpio y reducirás las emisiones durante la prueba de gases. Un buen truco para este paso de la ITV es haber rodado lo suficiente para calentar el motor antes de acudir a la inspección, y si es un motor diésel, realiza varios acelerones hasta las 3500-4000 revoluciones para eliminar la carbonilla.
  • Filtros de aire: para segurar una buena combustión, cambia los filtros de aire cuando lo indique el fabricante, o al menos una vez al año. Evitarás impurezas en las válvulas y daños mayores en el motor.
  • Neumáticos: la ley obliga a tener un dibujo mínimo que supere los 1,6 milímetros. Comprueba todas las ruedas antes de realizar la revisión, así como que su presión sea la idónea para que el desgaste sea uniforme en toda la banda de rodadura.
  • Luces y faros: para pasar la ITV debes tener todas las luces del coche en buen estado y bien alineadas. Comprueban que funcionan todas (antinieblas incluidos) y que no existan pequeñas roturas en los reflectantes. Esta es una de las principales causas por las que muchos vehículos no superan la ITV.
  • Chasis y carrocería: en este punto debes revisar los retrovisores, las lunas y el paragolpes. Cualquier elemento roto y cortante con el que se pueda enganchar una persona con el coche aparcado impedirá que pases la inspección. Un buen truco que aceptan las inspecciones es cubrir las grietas o roturas del parachoques con cinta americana. De esta manera no tendrás que cambiarlo entero, mientras que las lunas las puedes reparar si tu seguro las cubre, en vez de cambiarlas enteras si son grietas o golpes pequeños.
  • Elementos de seguridad: los cinturones son los principales elementos de seguridad que van a revisar, y deben estar perfectos. Tira de ellos con fuerza y comprueba que se bloquean y se recogen con rapidez sin que se queden las luces encendidas en el cuadro de mandos. La ITV es un buen momento para sustituir los limpiaparabrisas por unos nuevos, y asegúrate de que barren bien el agua. No olvides rellenar con agua el depósito, ya que muchas veces te piden que los utilices durante la revisión.
  • Frenos: el freno de mano es el que suele fallar más durante la revisión, ya que suele destensarse con el uso. Aparca en una pendiente y bloqueálo para comprobar que el coche queda bien sujeto.
  • Dirección: si al conducir en línea recta el coche se desplaza hacia un lado, es muy probable que exista un problema en las rótulas, la dirección o la alineación de las ruedas. En el mejor de los casos puede deberse a una mala presión en un conjunto de ruedas, mientras  que en el peor deberás sustituir las rótulas, trapecios y realinear la dirección.
  • Matrícula: este es un elemento que se suele pasar por alto, pero para pasar la ITV debe estar también en muy buen estado. Comprueba que los números se leen perfectamente y no están descoloridos, así como que el material reflectante no esté excesivamente arañado o roto.